Sol y vitamina D

Llega el invierno, ¿y tu vitamina D?

La vitamina D también denominada calciferol se obtiene cuando nuestro cuerpo se expone directamente a los rayos solares. También podemos encontrarla en mínimas cantidades en alimentos como la leche, huevos, champiñones, pescados grasos…

Con la llegada del invierno las horas de sol son más cortas y su intensidad más baja. Si a esto añadimos la utilización de factores de protección solar o el aumento de la edad todo ello provocará que nuestros niveles de vitamina D disminuyan considerablemente llegando a producirse un déficit en nuestro organismo.

▬ ¿POR QUÉ ES NECESARIA LA VITAMINA D? ▬

La vitamina D es imprescindible para la regulación de la actividad de más de 200 genes. Esta vitamina es responsable de:

  • Mantener los niveles sanguíneos de cálcio y fósforo.
  • Promover la absorción intestinal de fósforo y calcio, así como la absorción de cálcio a nivel renal.
  • Contribuir a la formación y mineralización ósea.
  • Intervenir en los procesos del sistema inmunológico reduciendo el desarrollo de enfermedades.
  • Función antienvejecimiento.
  • Reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer y conseguir que algunos fármacos de quimioterapia funcionen mejor.
  • Intervenir en la mayoría de los sistemas del cuerpo: óseo, cardiovascular, endocrino.. y en la función de nervios y cerebro.

▬ ¿CÓMO MANTENER NUESTROS NIVELES EN ESTA ÉPOCA DEL AÑO? ▬

En esta época el deficit de vitamina D suele ser bastante común. Actualmente es muy sencillo no tener ese deficit con la toma de suplementos de vitamina D.

Hoy en día, este suplemento está comercializado. Las dosis son variadas dependiendo de cada persona pero, es muy fácil realizar una prueba de nuestros niveles y actuar en consecuencia con la supervisión de un profesional.

PREPÁRATE PARA EL INVIERNO CUIDANDO TU VITAMINA D

fotografía:Designed by Freepik

¡Cuidado con nuestra piel!

13 DE JUNIO: DÍA EUROPEO DEL CÁNCER DE PIEL

El mayor responsable del cáncer de piel es la radiación ultravioleta, que recibimos de una exposición incorrecta al sol.

En España, la incidencia de melanoma aumenta un 10% cada año, y esa cifra nos hace pensar que debemos cambiar nuestros hábitos de exposición al sol, la protección utilizada y que nuestra percepción del riesgo sea mucho mayor. Esa es la clave para que ese 10 % anual no continúe, sino que vaya en disminución.

En un reciente estudio, en el que se entrevistaron 1100 personas, se obtuvieron unos resultados realmente preocupantes:

  • El 80% de la población solo considera que está expuesta al sol cuando está en la playa o en la piscina y no cuando está simplemente realizando sus tareas cotidianas al aire libre.
  • Fuera de la playa y la piscina las precauciones para evitar las radiaciones se reducen o se eliminan. En días de verano al aire libre, mientras realizamos nuestras actividades cotidianas tan solo el 42,2% se aplica crema protectora en la cara y el 20,4% dice que no utilizar protección alguna.
  • En el tramo horario entre las 12 y las 16 horas es cuando las radiaciones solares son más peligrosas y sin embargo, en esa franja horaria es cuando hay más personas que se exponen al sol en la playa (42,6%).
cancer-de-piel

Las quemaduras en la piel provocadas por los rayos ultravioleta son lesiones agresivas que de manera reiterada y a largo plazo (20-30 años) pueden derivar en un cáncer. Recordemos que la piel tiene memoria y por esa razón es fundamental evitar las quemaduras. En este estudio, encontramos uno de los datos más alarmantes y es que el 25% de la población se quema la piel siempre o a veces. Y esa cifra aumenta hasta un 38% cuando se delimita la edad al tramo de 16 a 24 años.

La mayor parte de los cánceres de piel son producidos por una exposición inadecuada durante la infancia y la juventud. Por lo tanto, desde clínica Preventia creemos que es de vital importancia mantener una buena protección en los niños y además educarles en hábitos de protección adecuados, para que puedan continuar con esas medidas a lo largo de su vida.