Medicina hiperbárica contra la diabetes

La diabetes es la causa de amputación no traumática más habitual en nuestro país, ya que 7 de cada 10 amputaciones se deben justo a esta patología. Otro dato a tener en cuenta, y bastante preocupante, es que España es el segundo país del mundo (solo por detrás de Estados Unidos) que cuenta en sus registros con más amputaciones a causa de la diabetes tipo 2, enfermedad que impide la normal cicatrización de las heridas producidas en el cuerpo.

Se han estado investigando numerosas opciones para paliar este problema, y se ha descubierto una solución efectiva que evitaría la necesidad de amputar: es un sistema de medicina hiperbárica que consigue tratar heridas de difícil curación como estas, entre otras muchas cosas.

diabetes-medicina-hiperbarica

Se trata de un tratamiento en el que el paciente respira oxígeno al 100 % de forma continua dentro de una cámara a una presión hasta tres veces mayor que la del nivel del mar. La medicina hiperbárica permite mantener unos niveles de oxígeno muy altos para que éste llegue a los tejidos dañados y así se regeneren. Este tratamiento consigue también en aumentar el flujo de sangre de la herida a través de la neurovascularización.

Existen dos tipos de cámaras hiperbáricas, las monoplaza y las multiplaza. Una de las principales diferencias radica en el tamaño y la capacidad, ya que la multiplaza trata a varias personas en una misma sesión, pero las monoplaza tienen un trato más personalizado y privado del paciente, ya que se encuentra solo en el interior de la cámara sin necesidad de compartirla con nadie más. La otra diferencia está en la forma en la que se presuriza, las multiplaza alcanzan la presión deseada con aire y el paciente recibe el oxígeno a través de mascarilla o casco. En las monoplaza se obtiene una presión con oxígeno puro y no se necesita ningún accesorio para respirarlo.

Deja un comentario